cabezera taael enre taael

El Blog

Calendario

<<   Enero 2011    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

Enlaces


Crews

Twilight by Hali-chan

Edward is HaliBella is Saku
Carlisle is ... [libre]Esme is Misvan
Jasper is ... [libre]Alice is Eneri
Emmet is ... [libre]Rosalie is ... [libre]
Jacob is ... [libre]Victoria is ... [libre]

Weekly Dose

Beso desde una rosa

Por Arýea - 6 de Noviembre, 2007, 22:28, Categoría: Música

Ale, dejo un vídeo de una canción que me gusta mucho *¬*

Kiss from a rose - Seal
http://es.youtube.com/watch?v=V41LYparBmw

TMDH

Por Arýea - 26 de Octubre, 2007, 16:12, Categoría: Historias

Modo: Interneting
Escuchando:
Shot - The Rasmus
Viendo:
Kiriban para Aiko/Pilar
Leyendo:
Naaada T____T
Deseando:
Que no haga tanto frío, acabar los kiribanes de SMish y Aiko ^^


T
MDH.
Trozos Memorables De Historias.
Para su disfrute ;D
 

«Elvira dejó el auricular en su sitio, blanca como el papel.

—Han tenido un fallo respiratorio... los dos —explicó mi tía, acercándome al sofá.

No me había dado cuenta, pero temblaba como un carámbano.

—Ya van a estar muertos —susurró mi prima, sin darse cuenta de la mella que me harían sus palabras.

Me acerqué a ella y grité, enloquecido:

— ¡No están muertos! ¡No lo están! ¿Me oyes, primita? —Coloqué mi puño hacia la mejilla de Aurora amenazadoramente, rompiendo a llorar. — ¡¡No lo están!!

Mis padres no estaban muertos.

No. No lo estaban... pero estaban mucho peor, por culpa de un temerario que los embistió en frente, dejándolos puré.

Estaban en coma.»

Campos de Oro
 

««Te necesito», le tendría que haber dicho. Su boca no pudo decir nada más, convirtiendo su lengua en un trapo seco, mientras iba recordando buenos momentos con aquella mujer, cuando era niño, cuando estaba con Laren y con ella, cuando se divertían y jugaban al escondite, a correr, a saltar... Todo aquello había pasado.

Nadie se merecía acabar de aquella manera.

La joven anciana se abandonó a la impotencia.» 

The Refrain

 

«Nada le ligaba a la Tierra.

Nada merecía la pena para seguir estando allí.

Avanzó lentamente, llenando sus pulmones del último aire que respiraría. Dejó sus escasas pertinencias al suelo. Un llavero, una libreta, una carta, y una fotografía. Acabó de colocarse bien la camisa negra, como si un cuervo, él, fuera a desplegar sus alas negras. Atravesó la pequeña línea negra que le separaba de una libertad eterna.

Sus pies descalzos rozaron la superficie rugosa de la piedra. Alzó los brazos, como si fuera a saltar a una piscina.

El cuervo alzó sus alas.

Y el cuervo gritó.» 

Un minuto para desaparecer

 

«Un elfo se encontraba oculto tras una cortina, en lo más lejos del salón. El niño se dio cuenta de que lo miraba atentamente, pero aquel elfo...

Aquel curandero. Los curanderos llevaban ropas marrones, signo de la tierra. Eso es lo que le había dicho Nuerie. Pero Theron nunca había visto a un elfo como aquél, ni siquiera Iliar era lo demasiado atractiva. El niño de apenas siete años lo miraba con aprensión y con fascinación, todo a la vez.

Como si su "magia" hiciera algo para iluminar aún más a aquel ser.» 

Frontera de Hielo

 

«Ella havia conegut a en Yukio, sí, però la Maria creia fermament que la relació entre ells dos era amistat. Només amistat. La noia no estimava al japonès, ni l'estimaria, mai. Quan en Yukio va tornar al Japó per anar a estudiar a un internat, ella ja estava sola.

Ningú ja hi podia fer res.» 

Empòrion no és per a nosaltres


TODOS los trozos son INÉDITOS. Si a alguien se le ocurre plagiarlos, le daré un azote y una DEMANDA de narices. Cuando llegue el momento, tres se irán.

Punto.

Las despedidas duelen

Por Arýea - 17 de Octubre, 2007, 16:53, Categoría: General

Modo: Cansanding
Escuchando:
Kat-Tun
Viendo:
Libreta Negra
Leyendo:
Juego de Tronos, George R. R. Martin
Deseando:
Pues que el tiempo no pase, y comer otro panecillo de dátiles >_<

Hoy uno de los mejores profesores que he tenido en mi instituto nos ha dicho a mí y a mis compañeros que se va. Ya no le volveremos a ver a partir del lunes que viene.
Coordinará un programa de televisón, nos ha dicho.
Pero me da mucha pena. Muchísima.

Miro atrás, dos años antes (cuando conocí a aquel profesor) y me veo insegura y tímida, y muy llorona. Pero buena estudiante. Ahora me organizo igual que antes, pero me enfrento más a la vida.
Los cambios han influido hacia un lado.... y me da pena y alegría que nada sea como antes...

...

Lo siento, pero no sé qué decir más. Estoy sopa >_<

Falta algo... ¿o no?

Por Arýea - 12 de Octubre, 2007, 14:50, Categoría: Foros

Modo: Viajaring
Escuchando:
Empezado monólogo con Once upon a time - Marlango. Acabado con El mundo de los sueños - Macaco
Viendo:
Slam Dunk, tomo 23
Leyendo:
Slam Dunk, tomo 23
Deseando:
Ir a l'Hospitalet a buscar sitio para quedada (^^)

Advertencia: Este post puede contener algunas críticas. Si no pensáis del mismo modo que yo, por favor, absteneos de leer. No os quiero complicar la vida más de la que la tengo yo, que ya es bastante.

"Y la gente nos recordará como la generación del foro de Laura Gallego", decía hace unos meses Sir Samuel Viles, en un post que ya no recuerdo cuál era. Ojalá sea así.
Recuerdo hace un año, insegura, entraba en un lugar llamado Foro de Laura Gallego. Ése momento se ha quedado como el de Kirtash, el primer encuentro que tuvo con Victoria.
Sigue allí, más nítido que nunca.
Sin embargo, como forera lectora pero poco comentadora, incapaz de meterse en conversas kilómetricas por su inseguridad patente y despistada, muy despistada, he aprendido mucha cosa. Se podría dividir el foro en varias categorías: los veteranos, los foreros que comentan mucho, los que insertan una cantidad inflante de emoticonos (me incluyo en esa categoría), los escritores... y los novatos.
Todos hemos sido novatos, y con el paso del tiempo vamos aprendiendo y madurando. Desgraciadamente, siempre habrá alguien que inicie un post en "Sobre el Foro" con "¿Por qué no hay un subforo de Off Topic?" Y le responderán que el foro es de literatura y que nunca habrá dicho subforo también por la base de datos, que era hace unos meses tan insegura como inestable. El Critical Error, como muchos saben, un enemigo que hace mella y que te hace dar una rabia tan inmensa como los retrasos de Renfe, aparecía mucho, retrasando los roles, destrozándote el dedo de tanto darle a Actualizar, y molestando, simplemente.
En fin, que falta algo.
No sé qué.
Durante unos meses me lo he pasado bien, pero... ¿no os dáis cuenta de qué hay muchos temas que se inician y se cierran, y se vuelven a iniciar? ¿Y de la gente que pasa de las Normas algunas veces y abre un post sin darse cuenta de un libro que está hecho o que se equivoca y le da a Nuevo Hilo en vez de Responder? ¿Y de los bots, cuando se dice que no pongan los links de los bots que no postean pero se olvidan de ello?
No sé porqué, pero ahí algo que no aparece, y no sé qué es, pero con excepción de algunas historias de Escritores, me aburre. Es que hay tantas y tantas historias idénticas... Sólo un 20% de ellas las considero suficientemente buenas, por el argumento, los personajes... y el género.
No todo es realista, ni fantástico, lo sé. Pero incidimos a entrar en lo anormal, en las historias originales. Yo busco historias originales, o "nuevas". Me da igual que sean realistas o fantásticas, de ciencia-ficción o hasta de terror.
Lo de "nuevas" me refiero a las que no siguen las modas, o que las siguen, pero de un modo diferente al corriente. Que se desmarquen, ostras, que incidan en temas que se vean desde puntos distintos a los de siempre. Para disgusto mío, ahora la moda es el yaoi, por cierta historia que adoro. Mucha gente la intenta emular, pero deberían saber que hay que reconocer los defectos de cada uno. Y si no puedes hacerla, no la hagas.
O deja que el prunning se la coma, en su defecto.
Espero que llegue ya "eso", aquello que espero. ¿Será la Emperatriz de los Etéreos, acaso? ¿Un nuevo subforo (me supongo que no)? ¿O lo que había llamado un chico en ReadMania llamado "Estancamiento"? Me daría miedo que ocurrirera ésto último.
No sabéis cuánto. El foro ha sido mi vida durante más de un año. Ya no podría vivir sin ver los nicks de gente que conozco y gente que no me conoce pero que sigo... y que una sonrisa de pámfila me entre en la cara al leer sus comentarios. O que me ría sin razón por algunos, y que mi madre se pregunte porqué me río tanto.

Descansad un momento, que me voy a comer, y luego sigo XD
...
Ya he acabado. Sigo.

Esa gente es importante aunque no lo parezca. Tardaría horas en decir todos los nicks. Os vigilo... es broma. Pero sigo algunas huellas que dejáis en la arena del desierto del foro, que a veces tiene verdaderos oasis de lectura y del placer de leer.
Si lees esto, inclúyete.
Muchos se lo merecen. ¿Qué haríamos sin nuestros magníficos Oráculos y Señores de la Torre?
Pues... nada. Sería un caos.
Un foro tiene sus pros y sus contras. De momento, solo he indicado los contras como pesimista que soy. Pero... ¿cuáles son los buenos? Conocer gente, divertirse, decirte que no estás solo y que hay más gente como tú, descubrir libros y/o historias magníficas, que te critiquen tus historias (aunque parezca raro, yo posiblemente aceptaría una crítica, y no diría que no)... y aprender. Aprender a respetar a la gente, a tener buena ortografía (sinceramente, lanzaría alguno a la borda por la maldita confusión que hay entre la b y la v. En catalán es más chungo: "b alta" (b), "b baja"(v), pero... que no es tan complicado. I si no pillad ed Firefox kn el dicionarrio en español, no os complikeis la bida. Dicho todo esto desde el respeto y el cariño, la frase en cursiva está plagada de faltas.) y... a saber escuchar, o leer en su defecto.
Y lo de saber que no estás solo es lo más importante. La soledad está más que nunca aquí. La gente sólo piensa en sí misma, en su propio beneficio.
¿Y el común? En la vida real hay demasiada gente que desea el propio. Gente honrada que trabaja, que se lo curra, y luego, a putearlos y a a aprovecharse de ellos (es la verdad, lo he visto con mis propios ojos). Sin embargo, "el pájaro va tanto al cántaro que el cántaro se rompe". Ahí queda eso.
Así que espero que en el foro, entre todo, haya un beneficio común, el de leer. Y eso ya se ve desde hace más de 4 años para muchos.
No hay más que agradecer a las admins, los modes, los veteranos (siempre estaréis allí ^^), la gente que no puede conectarse tanto como quiere, los escritores, los lectores, los firmeros, los grupos de fans (¿y anti-fans?)... y a Laura.
Muchas gracias.
Tres puntos más: Por favor, si notáis que vuestro nick no es muy estético, y queréis cambiarlo (nadie os dice que os lo cambiéis sin vuestra autorización), cambiadlo. Pero no lo hagáis muy largo, que luego será peor (y yo sé porqué lo digo). A veces me espanto por la poca originalidad de la gente. A veces no está mal llamarte como un personaje, como un mundo... o como una diosa. Pero sin pasarse, y sin repetirse mucho.
No sé porque hay gente que abandona los avatares antiguos. Si lo adoráis, y véis que hay uno más bonito pero en el otro no hay nadie... no os comprendo. Sólo hay una persona que lleva el mío, y creo que hace siglos que no se conecta. Tampoco no es de gran magnitud, pero si lleváis uno que no lleve nadie y sea bonito, mejor que mejor. Y si no, se os reconoce por las firmas.
Ah, y no os preocupéis por los rangos. A mi me encanta el mío de Hechicero. Y aunque quede poco para llegar a Elfo-lobo, tampoco me importa. Con el tiempo ya no te ilusionas tanto.
Gracias por leerme.
Si has llegado hasta aquí, manda un mp a Misvan con el asunto "Firma", y me pides la firma que quieras. Ah, pero tendrás que comentar abajo, donde pone "Comentar", y dejar tu respuesta o réplica con tu nick forero. Lo siento, pero las normas son las normas.
...
Y sinceramente, no sé qué he sacado de este monólogo. Pero aún siento que falta eso.
¿Soy solo yo?

Gente feliz y sonriente

Por Arýea - 7 de Octubre, 2007, 13:39, Categoría: Manías

Modo: Musing
Escuchando:
Shiny Happy People - REM
Viendo:
"En llibres, l'Abacus et dóna... l'estalvi de sempre!" (ñe, a partir de ahora ya no habrá tanto descuento >.<)
Leyendo:
Fic de HP de Sabrina (R&S *O*)
Deseando:
Nadar... no hacer nada =9

Me abuuurro... me aburro como una ostra...
He puesto una skin en el DeviantArt que es la mezcla de dos, y mola pero da yuyu a la vez. Y no sé cómo quitarla. ¡Colgadme un cartelito que ponga: Esta tía lo lía tooodo! D: Salen unos dedos horripilantes, y cuando le doy al click me salen llamas... pero mola.
Como los bichos esos que salen en la película de Eragon... pero ¡oh, dios, nunca la volveré a ver! Y eso que vi un trocín ayer, en el Sonimagfoto... nunca máis. La peor, pero peor, adaptación que he visto en mi vida.

Arýea declama:
"Como pilléis el DVD, Arýea llegará a vuestra casa y descuartizará el archivo y/o CD correspondiente, siendo vosotros testigos de una masacre. Si lo devolvéis a la tienda, mejor que mejor. Vuestro cuerpo lo agradecerá".

¿Entendido? ^__-
Por cierto, el Sonimagfoto estaba súper, pero súper chulo. Yo quiero una cámara refleeeex *O* Y vi tabletas Wacom, una que medía como una pantalla normal...
I want a tablet.
Para Navidades, si puede ser.

En fin, que me aburro mucho.
Mañana tengo examen de Mates... moriré x.x

¡Deseadme suerte! ^o^

P.D.: Hamilton se ha caído, se ha caído... yujuuuu. Ojalá no gane el mundial ¬¬
Ah, dejo un mini-relato que hice para un concurso de relatos del foro de LGG ^^:

Viajes

Sus manos temblaron ligeramente de emoción, agarrando fuertemente aquel ejemplar del periódico Le Monde, concretamente en la página de esquelas.

— ¿Qué te ocurre? —le preguntaban todos.

—Nada, nada —contestaba él, tamborileando sus dedos sobre la mesa. Todos sus amigos se lo miraban con una duda creciente, pero Tapón no contestó ninguna de las preguntas formuladas. Se fue de la calle con el ánimo más levantado que nunca.

Paseaba por la ciudad sin pena alguna, como si en unos segundos todo se hubiese vuelto más amical que de costumbre.

Vio a un vagabundo, agazapado en un rincón. Sin ninguna duda se acercó a él.

—Eres un poco pequeño para estar por estas horas paseándote por la calle —gruñó.

Tapón sonrió. Siempre se lo recordaban.

Mientras el hombre seguía bebiendo lentamente de una vieja botella, Tapón siguió pensando en su sueño, que cada vez se acercaba más. Saltó, movido por un resorte, y se despidió del hombre.

Como un tapón de cava, salió con potencia hacia su casa, y entró haciendo un estruendo terrible.

— ¿Hermanito, por qué vienes así? —chilló su hermana pequeña.

—Hijo, no corras tanto —advirtió su madre, con su cigarrillo habitual en la mano. Tapón metía cosas, seleccionaba unas y se deshacía de otras. En cinco minutos ya tenía una mochila lista para ser arrastrada, manoseada y ensuciada. Su madre y su hermana se quedaron con los ojos llenos de asombro.

—Pero... pero... ¿qué haces?

—Voy a atrapar mi sueño —contestó Tapón lleno de euforia.

Nadie sabía el mayor secreto de Tapón: el sueño que llevaba escondido desde los ocho años. Aquel año había sido el más duro, a pesar de su infancia. Papá había muerto, y todos estaban tristes. Y ya había pasado el tiempo, pero "eso" había quedado como una marca indeleble en los corazones de su mujer e hijos.

—Adiós, mamá. Adiós, Sarah.

Tapón, antes de irse, agarró unos cubitos de hielo, y se los acercó a la boca. Como su apodo, era una cosa que siempre hacía. Los mordió con rabia, pero también con alegría. Se despidió de ellas agitando la mano.

—Este hijo... —suspiró la madre de Tapón.

Tapón corría y gritaba a la vez. Ya no tenía que preocuparse de nada. Ni de los estudios, ni de los ligues, ni de los amigos, ni de su familia.

De nada.

En la mano izquierda llevaba una tarjeta y un puñado de billetes. Llegó a la estación, jadeando. Se acercó a la taquilla.

—Quiero un billete hacia Perpiñán —dijo con solemnidad. La taquillera contempló el trozo de plástico. Se estaba preguntando para qué un chico bajito quería ir tan lejos. Tapón no la hacía caso.

Iba a ir a buscar el pasado de su padre, enterrado cerca de la Costa Azul y asimismo, iba a buscar su libertad.

—Ten, Pierre. Creo que necesitas este carné —le gritó a Tapón. Tapón se giró y lo cogió con lentitud.

Cuando llegó el tren, sólo pensaba en una cosa.

Ya no era Tapón, ahora sólo era Pierre.


¡Un minuto! ¡Una hora! ¡Una tarde!

Por Arýea - 26 de Septiembre, 2007, 15:18, Categoría: Historias

Modo: Esperading que Adring no venga T.T
Escuchando:
Giratuto - Macaco
Viendo:
Las Vidas Pendientes, el post
Leyendo:
Marina, Carlos Ruiz Zafón [dura, y dura...]
Deseando: Que no tenga que llevar nunca más gomas de los aparatos... y un poquito de inspiración ^^

Quiero que me pasen conversaciones y palabras en ruso.
¡ESTOY PERDIENDO LA CHAVETA! Ó.Ò


No.

ES que me ha salido otra historia.
Parecida a algo en Campos de oro. Muuuu parecida. En lejos, en cerca... uno de los temas se reflejará. Además, se parecerá a la segunda historia que tendré acabada.
Y se la dedicaré a la persona que la leerá primero, que seguro que le encantará.
Pero primero, a acabar Cdo, y EAdlA.
Paciència...

Tengo que hacer deberes.
Muchos.
Odio a los ejercicios que no se aclaran y a los profes que se piensan que sólo haces una materia >///<
Y quiero leer demasiadas historias...


En fin.
Voy a acabarme Marina.
Nos vemos ;D

El mago de hielo I

Por Arýea - 22 de Septiembre, 2007, 12:57, Categoría: Relatos

Modo: Hablanding muñequings
Escuchando:
Goodbye To Romance - Ozzy Osbourne
Viendo:
Msn with Arche
Leyendo:
Marina, Carlos Ruiz Zafón
Deseando: Colgar esto xD


Bueno, os dejo con el primer trozo de El mago de hielo. Como podréis comprobar, hay muchísimos fallos, como muchos personajes o que la trama avanza al final demasiado. No está acabada, y nunca la acabaré. Me quedé en blanco en la página 21, y eso me duele u.u
En fin, disfruten del primer trozo ;D


El mago de hielo

En aquella prisión de hielo, oscura y sin fin, apenas notaba el cambio de su cuerpo. El frío y el miedo poblaban su pobre corazón, y no notaba ni el paso del día y de la noche, ni de las estaciones ni de los años. No podía comer; ya había desistido ese deseo hacía mucho, creía que nunca comería un trozo gustoso de carne, ni apenas una yesca seca de pan. Ni siquiera cumpliría el deseo de querer a alguien, de formar una familia. Lo sentimientos se habían borrado de él, como si nunca hubieran existido, excepto los más angustiosos. El miedo, la incertidumbre, la incredulidad, la pena o el dolor eran algunos de ellos. Siempre se preguntaba porqué. Porqué él tenía que estar allí, quien era para estar encerrado de esa manera.  Cada época donde aún hacía más frío, él quería morir, quería suicidarse para desaparecer del mundo, porque nadie lo rescataría, porque nadie le ayudaría. A veces notaba que sus propias lágrimas se congelaban en sus mejillas, pero no lo podía saber, porque aquella prisión no le dejaba ni mover los brazos, ni las piernas. También creía que no tenía vista porque la luz se había apagado, y cuando reflexionaba en eso pensaba en lo que había dejado detrás, antes de aparecer allí.

Su madre y él iban al bosque. Ella era curandera y necesitaba unas plantas medicinales para calmar un pobre hombre. Él la acompañaba. Pero ella desapareció durante un momento y él la llamó: «Mamá, mamá ¿dónde estás?». Entonces oyó un gritó potente, de mujer, y él fue corriendo hacia ella. La mujer era su madre. Cuando llegó donde ella estaba, vio que estaba sola, pero su madre solo tuvo tiempo de decir, desmayándose:

—Vete.

Olió una cosa que hacía mucha peste, era insoportable, pero cuando quiso dar un paso le dieron un golpe potente y cayó al suelo, escupiendo sangre. Recordó cómo fue incapaz de reaccionar, como si le hubiesen drogado, y pensó que en aquella época debía de ser pequeño. Ahora no lo sabía. Ni siquiera se acordaba de cómo se llamaba. Ningún nombre, población o país.

Esas cosas se habían desvanecido de su cabeza como un suave murmullo del viento. Los recuerdos casi no existían, excepto los de antes de su encerramiento en aquella prisión de hielo, de frío, de desesperación, sin fin.

Y tampoco dormía. Si no había luz, no había sueño.

«Adiós, mundo» pensó antes de rendirse a uno quizá indestructible, inmortal y eterno a la vez.

 

Thannia dejó de cabalgar y se paró en seco. El sol estaba a punto de caer por el horizonte, y veía delante el bosque, verde y exuberante. Pero, sin embargo, no pudo evitar un escalofrío por los recuerdos que le recordaba aquel lugar. Recuerdos llenos de nostalgia y alegría.

Porque ella había nacido y criado allí, en una alegre cabaña en el corazón del bosque, con sus hermanas y hermanos. Era una familia extraña, decían en los pueblos lejanos, pero ellos no los conocían lo suficiente. «Idiotas» gruñó interiormente, y dirigió a su purasangre, Zeili, hacia un camino empedrado.

Los padres de Thannia habían muerto en un extraño accidente que nadie estaba dispuesto a contar, ni siquiera las hermanas mayores, que los habían conocido. Thannia y otro hermano menor no los recordaban porque eran muy pequeños y en aquel entonces ella tenía tres años y poco más. Ahora volvía para estar una temporada con su familia. El tiempo y la distancia los habían separado, pero todos se habían prometido que, al cabo de nueve años, como el número de hermanos que eran, se volverían a encontrar allí. Cuando llegó, no pudo evitar que dos lágrimas rodaran por sus mejillas.

La casa era idéntica, nada había cambiado en ella. Ni siquiera el establo, donde dirigió a Zeili y lo ató para que no se escapara. Luego entró y se dio cuenta que era la primera, porque había llegado con tres días de antelación. Sonrió para sí misma. Gracias a los dioses, la casa aún aguantaba derecha. Pero pronto descubrió que todo eso era obra de una persona. Después de encender el fuego, vio que una sombra veloz se escondía detrás de unos baúles de madera que había en un rincón.

— ¿Quién eres?- preguntó con decisión. A Thannia no le asustaba nada, porque una buena aventurera no temía a nada ni a nadie... salvo en contadas excepciones. Para su sorpresa, lo que apareció fue sorprendente. Era más bajo que un hombre, más alto que cualquier enano, de piel rugosa y mirada humilde, con una buena barba gris y una navaja en la cintura.                                                     

—Me llamo Asrek, señora, y soy un mestizo que no importa a nadie- le dijo él con voz grave.

— ¿Por qué?- a ella le pareció que ya sabía lo que pasaría.

—Soy un medio enano. Mi madre era una preciosa humana y mi padre un enano vigoroso. Se enamoraron, pero las razas no pudieron evitar mi nacimiento, y cuando era un zagal capaz de encargarme de recoger piedras y llevarlas a la cueva... mi madre desapareció. La busqué pero la di por perdida. Nunca más la he encontrado.

— ¿Y qué haces en mi casa?

—Pues la encontré abandonada y a punto de quedarse en ruinas, pero gracias a mis habilidades como leñero y herrero la pude arreglar. Por cierto, jovencita humana... ¿cómo se llama usted?

—Thannia, señor Asrek.

— ¿Me puedes tutear, por favor? No me hagas sentir viejo.

—Se supone que dentro de tres días ocho personas más vendrán aquí, y creo que algunas de ellas no se alegrarán de tu presencia. Desgraciadamente, algunos de ellos, en el pasado, tuvieron problemas con los enanos, y no creo que puedas soportar un ambiente tan hostil.

—Claro que podré aguantarlo. He tenido que soportar al estirado del príncipe elfo Niniael, que no para de pedir cosas como un poseso y desparece cada dos por tres para estar con sus concubinas del harem.

— ¿De verdad?- los ojos de Thannia brillaron, sorprendidos.

—Tres años, cuatro meses y quince días, es lo que he tenido que soportar. Luego me vine hacia aquí, hacia este bosque. Se decía que la familia que estaba aquí cuidaba a los necesitados.

— ¡Y tanto! Pero eso era hace, como mínimo, dieciséis años. Desde que mis padres murieron.

Asrek se arrepintió de decir eso, y la invitó a un licor que tenía cuidadosamente guardado en la despensa.

—El mejor licor de Ranin, la ciudad del norte.

—Gracias- contestó ella-. Hace mucho tiempo que no lo bebo.

Pasado un rato, ella le explicó cosas sobre sus viajes. Había visitado todas las ruinas, esperanzada en encontrar un individuo especial.

—Me han contado- explicó, ligeramente ruborizada por el efecto del alcohol -, que hay un hombre que tiene una magia tan poderosa que sería capaz de iluminar todo el mundo. Pero, encerrado en una prisión tanto mental como física, dicen que querrá a la primera muchacha que conozca. Porque no habrá visto otra en su vida. Y su magia estará congelada en su corazón hasta que ella consiga liberarla. Creo que estará entre el hielo, esa prisión, porque he buscado en el sur y es poco probable...

—...porque es un desierto- completó el mestizo.

Thannia asintió.

—Estaré aquí una temporada, pero luego me iré hacia las montañas donde viven muchos de los tuyos. Tengo el presentimiento de que estará allí.

— ¿Y si lo encuentras no querrás saber quién lo encerró?

—Quizás -murmuró ella -. Quizás...

Asrek y ella hablaron un poco más y se fueron a dormir en dos de las camas que se hallaban allí. Thannia, al mirar al cielo a través de la ventana de su habitación, pensó en todas aquellas noches que se había quedado en vela allí, mirando la luna y soñando en un chico apuesto y gallardo, y sonrió plácidamente.

La mañana siguiente iría a pasear un poco por allí para recordar viejos tiempos, se prometió firme. Y con ese pensamiento, se fue levitando hasta el agradable mundo de los sueños.

 

Era extraño, pensó él. Notaba que la temperatura subía sin control, hasta el punto de hacerle caer gotas de sudor. Pero aún no podía salir, el hielo y la piedra, en definitiva, la magia, le retenía y le impedía de moverse.

Y cada minuto, cada hora más que pasaba, sólo tenía un sentimiento en la mente y en el corazón que creía que nunca bebería: la libertad.

 

Cuando el sol estaba arriba del todo del cielo, Thannia se los encontró. Eran dos individuos con capas verdes de viaje, pero con unos movimientos muy conocidos. Al quitarse las capas, Thannia no puedo evitar abrazarlas. Eran dos mujeres idénticas; llevaban una diadema roja y unas trenzas que les llegaban hasta la cintura, y una ropa bastante ligera, gris y volátil como el viento. Y había un detalle que a Thannia siempre se le pasaba desapercibido; eran gemelas.

— ¡Eilea! ¡Soire!- exclamó la muchacha, feliz de volverlas a ver.

— ¿Cómo está nuestra hermanita preferida?- preguntó Eilea, acariciando el cabello castaño de su hermana pequeña.

—Muy bien. Va, que os acompaño hacia nuestra casa. Sólo estoy haciendo un paseo.

Al llegar a la cabaña, Thannia gritó amablemente a alguien que se llamaba Asrek, y las gemelas se quedaron de piedra al ver el medio enano, que se estaba rascando la barba, pensativo.

—Asrek, ellas son Eilea y Soire, las hermanas más mayores de la familia y las únicas gemelas. Hermanas, éste es Asrek, que se ha encargado de cuidar la casa en nuestra ausencia.

—En... cantadas- respondió Soire, que estaba un poco fuera de juego. Se dedicaron a charlar sobre cosas no muy importantes, mientras dejaban lo que habían traído en su lugar correspondiente.

Horas más tarde, mientras comían, Thannia le preguntó a Asrek:

— ¿Cómo es que pasaste una época sirviendo a la corte élfica?

Él calló un momento antes de contestar, reflexivo.

—Después de desistir de encontrar a mi madre, me encontraron en un bosque, solo y perdido, y me vendieron como esclavo en Ranin. Yo era, según mis amos, «un ejemplar fuerte y robusto, ideal para cargas pesadas o para cortar madera». El príncipe Niniael estaba dando vueltas por ahí, protegido por una capa blanca de pieles, y cuando me vio me compró y añadió: «Me gustan los ejemplares raros». Él ya había descubierto mi ascendencia, y, cuando me escapé, muchos mercenarios me buscaban y me buscan por todas la tierras. Medio enano...dicen a todo el mundo.

—Aquí te pueden encontrar- intervino una de las gemelas, que había seguido atentamente la conversación.

—Eso es imposible -gruñó él -. Este bosque es gigantesco; el más grande de las tierras humanas. Tardarían meses en encontrarme, y cuando me encuentren, será demasiado tarde para ellos, porque los habré atravesado con mi espada.

Al crepúsculo vino otro de los hermanos, y esta vez Thannia le recomendó a Asrek que se escondiera por precaución.

—Y mejor no decir nada sobre este asunto. Puede ser que alguien de los demás lo esté buscando- susurró Thannia a sus hermanas mayores antes de que el hombre apareciera. Él era de otra pasta, diferente al aspecto delicado de sus tres hermanas; llevaba la ropa muy desgastada y demasiado oscura, una cara de estatua, sin una sonrisa, cabello negro como el azabache, ojos morenos y una musculatura que Soire, Eilea y Thannia nunca pensaron que tendría.

—Hola, Soire y Eilea- dijo él; su voz era potente, y se giró hacia la joven -. ¿Thannia? Estás guapísima. Has cambiado mucho desde la última vez.

—Tú también, Rirke. Nunca pensé que tendrías un aspecto tan... imponente.

Rirke rió.

—Es normal. Yo he estado estos nueve años como soldado, y he tenido que ejercitar mi fuerza para vencer a más adversarios. También he tenido que practicar esto- y picó suavemente su cabeza.

A la hora de cenar alguien picó a la puerta suavemente. Como las hermanas estaban ocupadas tomando su guiso, Rirke fue a abrir la puerta. Era un muchacho de dieciséis años, bajito con una túnica roja y un zurrón más grande de lo corriente. Tembló todo él cuando vio el aspecto imponente del hombre.

— ¿Quién eres?- le preguntó Rirke.

—He-he venid-do a pasar la-la no-noche aquí- tartamudeó el joven en voz baja.

Thannia se acercó; la voz le era familiar, y la había reconocido en cualquier sitio, porque el amo de aquella voz era la persona más cercana con la que había contactado en aquellos nueve años. Le estampó un beso sonoro en la mejilla.

— ¿Doram te ha tratado bien?- le preguntó mientras iban hacia adentro.

— ¡Y tanto, Thannia! Es un hombre muy sabio que me ha enseñado muchas cosas y un secreto que mañana os enseñaré. Fuiste muy amable en presentármelo. ¿Y tú que has hecho?

—Mañana ya te lo explicaré...

— ¿Quien es?- preguntó Rirke.

—Es Berineek. Es que tu no lo conoces, Rirke. Él nació cuando yo tenía tres años, y tú estabas de viaje en el este ¿te acuerdas? Y al cabo de poco ocurrió eso. Yo tuve que encargarme de él hasta los diez años. Luego conocí a un mago que se llamaba Doram y que se ha encargado de él hasta ahora, ¿o me equivoco?

—No, no te equivocas- respondió Berineek.

El muchacho, al ser el más pequeño, sólo recordaba a Thannia, o sea que ella le tuvo que presentar a Rirke, Eilea y Soire. Antes de irse a dormir, él notó una presencia en la casa, como si hubiese un intruso, pero cuando lo preguntó advirtió la mirada enojada de su hermana. «Te lo explicaré luego» pareció que decían sus ojos. Cuando se estiraron los cinco en las camas, ella le susurró:

— ¿Buscas a un medio enano?

— ¡Claro que no!- le contestó él en el mismo tono -.Un momento... ¿has dicho medio enano?

Su hermana asintió silenciosamente, y esperaron a que los otros hermanos se durmieran. Luego los dos bajaron hasta la despensa, y ella abrió la puerta.

— ¡Por la gloria de Anthar!- dijo Asrek, borracho perdido, y cayó al suelo estrepitosamente.

— ¡Dios!- dijo Thannia flojito, y lo estiró en uno de los bancos. Luego lo ventoseó con la mano, pero al ver que empeoraba, Berineek sacó de su zurrón un libro con runas y buscó entre las páginas algo. Cuando lo encontró, sonrió y dijo a su hermana:

—No te alarmes por lo que voy a hacer.

Cogió una mano de Asrek, y cuando notó que la energía curandera se acumulaba en la otra mano, dijo una palabra y, poco a poco, la borrachera de él fue desapareciendo. Thannia no pudo evitar asombrarse.

—Tengo un hermano mago...-murmuró, maravillada.

Asrek abrió los ojos con pesadez, y los dirigió hacia Berineek.

—No malgastes tu magia en eso, estúpido mago. Parte de mi te mandaría a hacer gárgaras, pero en mi estado no puedo moverme ni un dedo.

— ¿Este es el medio enano?- preguntó el joven con curiosidad, y se le puso la piel de gallina al saberlo-. Es increíble. Nunca había visto a nadie como tú.

—Pues ya somos dos, humano con curiosidad.

— ¡Parad ya los dos! No sé que intenciones podrían tener Iuhet, Witka, Jirte y Forbian al verte, Asrek. Es mejor que te quedes en la despensa. Y de Rirke no me fío. Nueve años de soldado es demasiado; normalmente hay un par o tres.

—En eso tienes razón Thannia, es anormal.

Después de eso, el medio enano tuvo una buena reprimenda por tomar alcohol por parte de Thannia, y se fueron a dormir, un poco nerviosos.

La mañana siguiente sería el encuentro definitivo.

 

En aquel túnel nunca había fin, nunca encontraría una luz en esa maldita oscuridad. Oyó voces al exterior; no podía ser posible. Detectó que hablaban con dureza. Intentó decir algo para que le rescataran, pero fue en vano. Las cuerdas vocales hacía mucho que no le respondían por el frío y el silencio de la prisión. Imponente, escuchó cómo se alejaban.


Paridas sekedianas xD

Por Arýea - 21 de Septiembre, 2007, 23:49, Categoría: EOL

Modo: Dormiding
Escuchando:
Mami al fondo
Viendo:
Ezto u.u
Leyendo:
Marina, Carlos Ruiz Zafón
Deseando: Irme pronto de aquí >.<

Y para empezar a calentar motores, me, Arýea, presento modificaciones de nombres... y me lo apunto, porque luego no me acordaré xDD Si veis que pone FdH, AA o NdM, significa que cada uno de los personajes es de la primera, segunda parte o la tercera. También pondré una especie de guión de personajes... yo qué sé xD
Luara (NdM): Viene de Laura. Se giran la u y la a ^^'
Arkti (NdM): Viene de Arktikum, un centro científico finlandés (o.O) para más, en www.arktikum.fr
Eilai (AA... una vieja conocida): Lo saqué de una de las gemelas y hermanas de la protagonista de El mago de hielo, la primera histo que hice en el ordenador y que quizás empiezo a colgar aquí. De Eilea>Eilei>Eilai xDD
Renka: De El candidato de Úskutu, que quizás retome... alguna vez... Renka era una de las protagonistas, la hermana (también) de la protagonista. Las Renkas se unen por la música ^^
Caila (AA): De Carla. Carla>Caila.

Carácter
Arkti (NdM): Totalmente imprevisible. Saca de quicio a Luara, ya que no lo puede controlar porque no sabe por dónde cogerlo. No se emborracha con el ron, cosa extraordinaria contando que el resto ya se las arregla con un vasito. Es más joven de lo que parece.
Luara (NdM):
Muy seria, pero también disgustada. Tiene mano férrea, cosa que necesita para controlar a una pandilla informe de personas. Pero su interior crema de ira y de venganza.
Eilai (AA):
Algunos ya la conocéis ^^' Con un pasado que quiere olvidar, nerviosa... desconfiada.
Renka (NdM):
Muy triste siempre, y muy pesimista. Se imagina cosas que no son, cosa que no le va muy bien. Suerte que tiene a Searis -.-
Kaede (AA):
(...)
Tiene instintos asesinos. Muy asesinos. No parece lo que es o.O
Pabri (FdH):
Orgulloso. Mucho. Tiembla al ver a Mirinda (el pobre, estaba xxxxx de ella u.u) Lo contrario de Arkti... parece más mayor de lo que es (ser Mayordomo Real de un reino grande no es una cosa muy fácil).
Caila (AA):
Muy ingenua, la pobre (en los cánones de su raza, es una niña). DEMASIADO INGENUA.


En fin, yo me voy a dormir.
Mañana colgaré el primer trozo (supongo que lo partiré en tres, o cuatro trozos) de El mago de hielo.
¡Besines! ;D

Necesito un bolígrafo. Ya.

Por Arýea - 18 de Septiembre, 2007, 18:26, Categoría: Manías

Modo: Escribing
Escuchando:
Fields of gold - Police
Viendo:
Una noticia forera de LG (aún no me lo creo >.<)
Leyendo:
La daga, Philip Pullman
Deseando: El boli xD



Necesito un bolígrafo. Ya.
A vosotros no os parecerá normal, lo sé. Hablando claro, soy una tía con miles y miles de manías. Una de ellas, por ejemplo, es que nadie, y digo NADIE, puede entrar en el lavabo antes que yo a las 7:30, porque tengo muy mal despertar y empezaría a montar la de San Quintín, que ya me conozco.
Pero lo que pasa, es que necesito un pilot negro porque... porque no puedo escribir.

Punto.


Ya sé que es raro, no me miréis así. Pero lo explico.
La sensación de poder llenar con tinta libre mis historias me encanta. Puedo escribir más rápido, más ligero y rellenando más páginas con las historias con un bolígrafo de punta fina que que con un bolígrafo de bola. Me gusta esperar a que la tinta se seque, y repasar las palabras que he dibujado gracias a un pequeño y alargado instrumento llamado bolígrafo. Me gusta recordar el silencio que se cernía cuando lo escribía, en la noche (normalmente, no escucho nada al escribir, pero mi mente me repite las canciones que me gustan, y las que son mis preferidas para el momento).
Siempre negro. Negro sobre blanco, casi al revés que aquí. No sé porqué, quizás sea otra manía, pero adoro el bolígrafo que voy gastando. Lo llevo casi siempre encima, o en un lugar cercano. Hasta que se acaba, nunca está a diez metros separado de mí.
Pero con un boli azul que estoy gastando... no me pasa nada de eso.
Absolutamente NADA.
Así que, cuando llegue mi madre, me voy pitando a una papelería para comprármelo). Otra manía. No me gusta dejar la casa sola.

Y como me gusta escribir también en ordenador, os dejo las BSO que pondría a alguna de mis historias:
Los Caminos Albinos: Roxette, sin ninguna duda.
Movimiento: BSO de Final Fantasy... le pega.
El Otro Lado: Linkin Park o Epica, las dos valen.
Campos de oro: La canción que le da el título (Fields of gold, de Sting) y música suave, como Simply Red, o Amy Winehouse.
El árbol de la arena: También música dulce y suave. Ejemplo, Go to the moon and back, de Savage Garden, o Crazy, de Gnaris Barkley.

Creo que no me dejo ninguna.
Cómo melómana irremediable que soy, adoro mucho tipo de música (pero no todos), como podéis comprobar. Sobre todo en el ejemplo de que un día me escuche todo lo que tenga de Mägo de Oz, y el día siguiente, a escuchar The Beatles.
¿Hay diferencia, o no? ;D

Arýea~

P.D.: Tres emoticonos en una entrada. Flipante.
P.D.2: Arýea soy yo, Mis, Misvan, o Claudia F. Por favor, un poquito de menos lío, que no tengo el link en LGG y en DA del blog para nada xD
P.D.3: ¡A tomar leche! (Eso no viene a cuento, pero bueno...)
P.D.4: Mi madre se ha ido. A avisar a un portero de que enfrente hay un niño echando agua a la calle con una manguera. ¿Y la madre del zagal éste?

La boda (chan-chaaan)

Por Arýea - 16 de Septiembre, 2007, 17:32, Categoría: General

Modo: Aburriding
Escuchando:
Wake up alone - Amy Winehouse (preciosa >//<)
Viendo:
Conversas en el msn, nota que he hecho para los brackets de Etel.
Leyendo:
— ¡Gloria! —grité, y mi prima alzó la vista. (Historia para el JSiF del año 2009, planeando llamarla Campos de oro... y con mucha razón).
Deseando: Que mañana no llegue >.<

Y ayer, a las 3, ya estábamos con la furgoneta blanca enfrente del restaurante y de la iglesia donde se hacía la boda, en Vilanova del Vallès...

¡Seh! ¡Vilanova del Vallès! ¡Conseguimos llegar a pesar de mi gusto pésimo para hacer de guía!
xDDD
Al poco tiempo llegaron mis primas de parte de padre, con sus nietos... bueno, aún faltaba una de ellas, para ser sinceros. Y ahí... mis primitos... ¡Qué mosnos, por dios!
¡Eran ABSOLUTAMENTE achuchables! >///<
A las 5 vino mi prima Gemma con la troupe de hijos (4 nada más y nada menos... xD) Un poco más tarde la novia vino, y los rocieros cantando (menuda sopresa nos llevamos todos o.O) Luego el rollo del cura Amor=Dios... y pica-pica.
Fijaros... todos los platos de jomencete se los llevaban todos los niños, que de tontos ni un pelo (y Adrià en plan camarero, por dios, era desternillante xDDD):
El brazo naranja que aparece es el del parido de mi prima Cris, y el otro el de la susodicha xDD Y fijaros en el chico de la barrita, Arnau.
Sólo tiene 12 años (... o.O)

Luego a cenar... dios, yo ya no podía con más comida.Pero comí un poco... y hoy ya no he desayunado (un vaso de leche, sólo o_o)
Lo más chuli eran las velas... ¡Miradlas! :DDDD







































¿A que son molonas? Luego ya nos estuvimos un poco rato más, pero como yo siempre soy tan cansina yaburrida (y los otros niños se caían de sueño, pobrets),
nos fuimos casi todos los Fontana.
Llegamos al cabo de media hora a casa... y me salió esto.
Punto de vista del niño del vaso, Robin... una especie de experimento, nomás.
¡Disfrutad! O no ^^'

Encerré mi alma

Robin

Se llamaba Robin. Sí, Robin, como el compañero inseparable de Batman. No se parecía mucho a él: era bajito, de cabello y ojos oscuros. Su mirada se diferenciaba de la de su hermano, gélida como el hielo. Siempre observaba, aunque al resto de gente no le gustase que hablara tan poco.

Su padre estaba con otra mujer, que les cuidaba a los cuatro: a su hermano y a sus medio hermanos, unos bichos de apenas cuatro años, revoltosos y un poco pillines.

Él se sentía bien con ella. Le hacía sonreír, y él sonreía porque quería.

Pero no era su madre.

Muchas veces se sentaba en la cama, acariciando las suaves sábanas y el sol ya caía. El viento fresco, en una tierra cercana a Andorra, le sentaba bien; en invierno aquél aire era puro frío. Pensaba en sus hermanos y en el colegio, donde sólo había nueve niños. También en los viajes que tenía que hacer cada día para ir y volver a casa, ya que no vivían en el pueblo más cercano, Solsona, sino en un hogar de la Iglesia que estaban reformando para convertirla en una casa rural. Una casa rural...

Qué lejos parecía quedar todo eso para que alguien quisiera viajar y estarse allí.

 

Su madre era inglesa, y por eso se llamaba así. Sin embargo, era consciente de que hacía cosas muy raras. No, raras no.

En el lenguaje corriente tomaba todo tipo de cosas. Drogas.

Murió al poco tiempo. Robin la quería muchísimo, pero su adicción se convirtió en un veneno.

Su padre empezó a pasar de él, y empezó a "no oír". A quedarse en silencio. A sentirse más solo. A notar que era invisible a sus ojos.

A abandonarse.

Un día, vio a su madrastra, cuando mamá ya había muerto. Iba con un traje blanco, precioso, y parecía muy feliz junto a su padre. Con papá.

Con Jordi.

Ella se dio cuenta de que él estaba allí. Y le hizo sentir una tranquilidad que nunca antes había sentido.

—Hola, Robin. Soy Gemma.

El tiempo fue pasando, y Robin empezó a sentir que su madrastra empezaba a preocuparse. Entonces empezó a hablar. A divertirse.

A vivir.

 

—Dormid un poco. Hoy vamos a la boda de una prima mía, Tatiana —explicó Gemma, poniéndose aquella ropa tan rara. Entraron en el coche no mucho tiempo después.

— ¿Adónde? —preguntaron a la vez los pequeños.

—A Barcelona —dijo Jordi.

— ¿Y eso es mucho?

—Bastante. Venga, a hacer la siesta.

Bernat y Ricard apoyaron las cabezas de una manera cómoda para dormir, mientras Arnau y Robin tardaron un poco más.

Barcelona estaba lejos.

P.D.: Con estoy estoy planeando hacer relatos especiales, desde punto de vista de gente que apenas conozco. Todos estarían allí, en Encerré mi alma.
Experimentos raros u.u

En fin, que me voy a hacer los deberes, pero antes voy a poner links de blogs de gente que encuentro importante, o interesante.
Nos vemos ^w^
Arýea~

Blog alojado en la Weird Yaoi Family